Animo, hermanos inconscientes. Tenéis el fusil en las manos; pero el fusil es instrumento de opresión en manos de un inconsciente, porque sirve para encumbrar tiranos. En manos de un consciente, es garantía de libertad y de bienestar. Las balas que disparáis bajo las banderas burguesas, os hieren de retache. Los gritos ¡Viva Villa! ¡Viva Carranza! ¡Viva Don Petate! Equivalen a este: ¡Vivan las cadenas! Gritad: ¡Viva Tierra y Libertad! y tomad posesión de la tierra, las industrias, los almacenes; tomadlo todo para que sea de todos. Obrando de ese modo, y solamente de ese modo, vendrá la paz por sí sola, porque entonces los pobres ya no tendrán por qué luchar, puesto que tendrán todo lo que necesitan para vivir, sin depender de nadie, y, también, ya no habrá ambiciosos que perturben el orden, porque al no querer más gobernantes, al abolir el principio de autoridad los proletariados rebelados, se habrá acabado esa manzana de la discordia que se llama silla presidencial. ¿Quién será entonces el loco que emprenda la tarea da levantar gente para derribar a un gobernante y poner otro en su lugar? Trabajadores inconscientes: volved vuestros fusiles sobre vuestros jefes y gritad con entusiasmo: ¡Viva Tierra y Libertad!

Bibliothèque libertaire: https://sites.google.com/site/bibliolibertaria/acervo
Enregistrer un commentaire